En los últimos años se ha popularizado el termino Big Data. En numerosos medios se ha hablado del término elogiando lo beneficioso que es para muchos campos de la vida. Pero no se han enfocado en explicar «el lado oscuro» y controlador. Os voy a explicar, usando las preguntas básicas del periodismo (qué es, quién la creó, cuándo, dónde está y por qué existe la Big data) y por qué los gobiernos intentan regular su uso.

Qué, quién, cuándo, dónde y por qué de la Big Data

   ¿Qué es la Big Data? La respuesta puede que os asuste, espero que estéis sentados. La Big Data son tus datos, los de tu vecino, los de todo tu barrio y ciudad. Cuando digo datos hablo tanto personales como de trabajo. Estos son cedidos de forma consciente o inconscientemente. Por ejemplo, Facebook es el claro ejemplo de empresa dedicada a recopilar datos y tener la Big Data más importante del planeta. En Facebook depositamos nuestros gustos, nuestra ideología política, el nombre de nuestro perro, etc.  Estos datos lo cedemos para poder disfrutar de la plataforma y rara vez nos paramos a leer las «condiciones de uso» o revisar la configuración. Evidentemente los datos que facebook posee de nosotros no nos hace ningún mal, o sí. Recientemente el pobre Mark Zuckerberg ha tenido que apoquinar una multa por su mal uso.

 

   ¿Quién recopila información? Os podría decir que todo el mundo y no me equivocaría. Pero no os pongáis un gorro de papel de plata en la cabeza porque no sirve de nada. Cada vez que alguien sube un documento a la red, una foto, escribe un comentario en un blog o incluso se conecta a la red está depositando datos a la Big Data. Pero no todo son datos del usuario. Hay muchas personas de ciencia, química, matemáticas o sociología que gracias a esta facilidad de compartir datos nos permite avanzar en todos estos campos en un periodo de tiempo muy corto.

 

   ¿Cuándo se creó? Esto da para debate tenso y largo pero si analizamos el concepto podemos deducir que el primer centro de datos y conocimientos fue la bliblioteca de Alejandría allá por el siglo III. Los griegos fueron los primeros en darse cuenta del valor de la información para la sociedad. Desde entonces la humanidad ha seguido interesada en proteger y almacenar la información de la sociedad. Para el que no lo sepa, Internet fue creada para salvaguardar la información del gobierno estadounidense por temor a un ataque nuclear.

 

   ¿Dónde está? Esta es una buena pregunta. Existen muchos centros de datos dedicados a almacenar datos. Por ejemplo, esta web está alojada en un servidor Holandes. Sí, ahora hay un señor holandes con un «cigarrillo de la risa» y una «chica de vida alegre» sentada en sus rodillas que sabe que te interesa mi web. Aunque en España existen numerosas empresas privadas dedicadas al almacenamiento de datos. El público en general sólo las usa para crear webs o guardar sus correos pero las grandes empresas como google, Endesa o incluso el gobierno las usa para almacenar datos.

 

   ¿Por qué se creó? Bueno, esto es una consecuencia natural de la evolución de internet. Cada vez hay más gente conectada y haciendo uso de la red. Y cada vez hay más aparatos «inteligentes» que se conectan a la red. Esto me ha recordado unos juguetes que sin conocimiento expreso mandaba información a la empresa. Pero a lo que iba, como todo el mundo desea estar conectado al Internet bien por trabajo o por placer, provoca la creación de la Big Data de forma natural.

 

Actuaciones por parte de los gobiernos

Todo esto ha provocado la alerta en muchos gobiernos al percatarse que los datos de todos estaba en pocas manos. La propia Casa Blanca ya avisó hace unos años sobre los peligros de los contadores eléctricos. Si, esos aparatos que todos ya tenemos en nuestras casas pueden ser nuestros peores enemigos. Si estos datos caen en malas manos se puede conocer los hábitos diarios de cualquier persona, de cuando estamos o no en casa, de cuando encendemos el termo, etc. Todo esto desde el sofá de su casa. La posibilidad de manipulación era posible. Al no existir una legislación clara y unos protocolos extandar la vulnerabilidad era más que probable.

Pero no hay que echar la vista muy atras. Todos los españoles recordaremos el verano del 2018 como la crisis de «protección de datos».  Ese mogollón de correos que nos llegó de diferentes colores y formatos, que si pinche aquí, que si no pinchas te damos de baja en tal servicio, ect. Todo eso fue para controlar, si es que se puede, parte de la Big Data. Aún estamos a la espera de las las virtudes y peligros que conllevan la Big Data. Desde Reset-SI recomendamos revisar la configuración de las redes sociales que poseemos. Si tienes alguna duda y necesitas ayuda acude a tu informático «de cabecera».

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *